¿Qué es el confucianismo?

Origen de la filosofía de Confucio

El confucianismo es más que una religión, es un sistema de filosofía social y ética. Originariamente, fue una forma de vida enseñada por Confucio (Kong Fuzi) en China durante el siglo VI-V a.C. Sus creencias centrales incluyen:

Las cinco virtudes principales del confucianismo

  • Jen: benevolencia, amabilidad y empatía.
  • Yi: justicia, deber y rectitud en los actos.
  • Li: conducta apropiada, etiqueta y respeto.
  • Chih: sabiduría, conocimiento y aprendizaje.
  • Hsin: fidelidad, sinceridad y confianza.

Las cinco relaciones fundamentales

Para Confucio, las relaciones sociales son fundamentales y deben basarse en el respeto mutuo. Las cinco relaciones principales son:

  • Padre e hijo.
  • Gobernante y súbdito.
  • Marido y mujer.
  • Hermano mayor y hermano menor.
  • Amigo y amigo.

El matrimonio según el confucianismo

Confucio creía que el matrimonio es una unión sagrada entre dos personas. Los seis pasos esenciales de un matrimonio confuciano son:

  • La propuesta: las familias de los novios comparten y comparan las fechas de nacimiento de los mismos. Si ocurre algún acontecimiento negativo en la familia de la novia en los tres días siguientes a la propuesta, se considera que ella la ha rechazado.
  • El compromiso: una vez que la pareja fija la fecha de la boda, la novia anuncia el enlace con invitaciones y regalos de galletas con forma de luna.
  • La dote: se trata de la transferencia de bienes de los padres a la hija cuando se casa.
  • La procesión: el novio se dirige a la casa de la novia y la lleva a su casa con gran felicidad y emoción.
  • La boda: la pareja recita sus votos, brindan con vino y luego se sitúan en el centro del escenario con sus familias y amigos.
  • La mañana siguiente: la novia sirve el desayuno a los padres del novio y luego los padres hacen lo mismo.
Leer Más:  Yoga: Un Viaje hacia la Salud y el Bienestar

Ritos funerarios confucianos

Tras la muerte de un ser querido, los familiares lloran en voz alta para informar a los vecinos de la mala noticia. El cuerpo del difunto se coloca en un ataúd y muchos familiares y amigos aportan dinero para ayudar con el funeral. Se colocan en el ataúd alimentos y objetos que fueron de importancia para el difunto. Un sacerdote realiza el ritual del entierro y los invitados siguen el ataúd llevando una gran rama de sauce. Este sauce simboliza el alma de la persona fallecida. Después, la rama se lleva al altar familiar, donde se cree que se utiliza para instalar el espíritu del difunto.